23 diciembre 2005

PELUCHA: LA HISTORIA DESCONOCIDA #3

"La Pelucha" fue un terreno de 44 hectáreas en Zárate, comprado en 1910 por mi bisabuelo Juan Angel Andrés Briano y su esposa, María Mercedes Gutiérrez alias Pelucha. Con el tiempo, el terreno fue loteado y heredado por 6 (de los 7) hijos de ese matrimonio: Margarita Carolina (alias La Negra), Roberto Felipe (mi abuelo), Héctor Angel, Juan Marcos (alias Jony), María Mercedes (alias Beba) y Maria Ercilia (alias Mary). Décadas después, los terrenos que no fueron vendidos, volvieron a ser subdivididos y heredados por la siguiente generación. Esta es una recopilación de anécdotas de las 4 generaciones de Brianos (de sangre y políticos) que supieron crecer en nuestra tierra. Hoy presentamos... "El Vicio" por Juanal(berto) Briano (que dicho sea de paso, hoy cumple años) Aquí va una: Puede que el tiempo me haga olvidar algunos detalles, pero la escencia de la anécdota es la siguiente: Protagonistas: Fernando Lerena (Fernan), Carlos Briano (Charlie) y yo. Estabamos vacacionando un verano en La Pelucha. Tendríamos alrededor de 15-16 años. Año 1969-1970. Varias veces por día veíamos que uno (Fernan y/o Charlie) desaparecía por más o menos media hora, en forma alternada, con lluvia o sol. Sin saber por qué o para qué. Así varios días, hasta que Charlie se animó a preguntar (en mi ausencia): Charlie (a Fernan): Che, qué pasa que desaparecés a menudo? Fernan: No, nada. Charlie: Dale, decime. Fernan: En serio, no pasa nada. Charlie: Pero algo debe estar pasando. Qué es? Fernan: Bueno, en realidad tengo que confesarte que me escapo un rato para fumar a escondidas!! Charlie: Che, boludo, yo también me voy a fumar sólo, cuando desaparezco. ¿No es genial? Los dos se iban por su cuenta sólos a fumar sin saber que el otro hacía lo mismo. Por supuesto a partir de esa mutua revelación, empezaron a compartir las "fugas" para fumar. ....y me dejaban sólo. Ahora yo veía que desaparacían los dos juntos. Y yo seguía sin saber por qué. No se animaban a decirme que fumaban!! Hasta que les pregunté que pasaba. Y me contaron. Ahí fue cuando me inicié en el vicio. Después, los tres desaparecíamos para fumar, a escondidas de los mayores presentes. Los tres chiflados es poco!!!!!!! Tengo más anecdotas. Será en otro momento. ¡FELIZ CUMPLE, JUANAL!

1 comentario:

Pap dijo...

¡Que la inocencia les valga, muchachos!!!!